Cuba, una fauna por descubrir. Hoy: “Flamencos”

Cuba, una fauna por descubrir. Hoy: “Flamencos”

Icon 9 enero, 2017
Icon PorWebmaster David
Icon 0 comments

Uno se queda con la boca abierta y los ojos desorbitados cuando el batir de las alas de una hermosa bandada de flamencos del Caribe asentados en Cuba, se levanta de pronto de la pequeña ciénaga y parece que las llamas se elevan al cielo lo mismo en la desembocadura del río Máximo, en Camagüey, la primera provincia de la frontera oriental, y en otros tantos sitios.

Los visitantes de otros lares no se limitan a las playas y el sol, cuando saben que el archipiélago cubano es un tesoro sin fin en la infinita diversidad biológica y paisajística ofrecida por todas las zonas geográficas, en las cuales no solo anidan, crecen y se reproducen los flamencos flamígeros, como la desembocadura del río Máximo, el Parque Nacional Caguanes, la Ciénaga de Zapata, cayos del norte y del sur.

Desde Cubalia Tours, nos gustaría regalarte un poco más de Cuba, descubrir su fauna puede llegar a ser una fascinación para muchos, su cayos, su bosques, su pantanos, sus playas se encuentran plagadas de muchas especies tanto las endémicas como de las que han hecho la isla de Cuba su casa también

Normalmente, los ruber ruber viven en aguas bajas, donde ejecutan —si uno se está quieto y callado— su actuación habitual de los trajines de pesca y descanso, tranquilos, aprovechando el largo de las patas para clavar de cuando en cuando la negra punta de su pico en el agua y extraer luego algún pececito o molusco. Prefieren los camarones, cuyo contenido de carotenoides les da ese color intenso tan admirado por cuantos los miran.f0076967

La hembra pone, entre mayo y agosto, un solo huevo, de donde sale un polluelo inicialmente del color de los padres, pero se torna pálido más tarde hasta que la alimentación los torna carmesíes. La hembra y el macho incuban el huevo por un período de 28 a 32 días hasta el nacimiento de los pichones. Resulta interesante que los recién nacidos se agrupan en grandes “guarderías”, donde son cuidados colectivamente, y aunque nos parezcan iguales, las madres nunca se equivocan en la identificación de su criatura. También es singular el hecho de que los flamencos parecen imitar a los aviones, ya que suelen dar una carrera rápida de despegue antes de levantar el vuelo, siempre en bandadas, Ambos padres cuiden de la cría hasta su maduración sexual, que puede tardar 6 años. La longevidad esperada del flamenco es de 40 años o más en libertad, una de las más largas dentro de las aves y es el de mayor tamaño del continente, aunque en la Europa mediterránea la especie Phoenicopterus roseus es de mayor envergadura, pero de colores menos vivos.

Una curiosidad llamativa de esta singular ave es que suele dormir o descansar sobre una sola pata y la otra colocada bajo las alas, donde también ocultan su cabeza. En Cuba, actualmente, existen también colonias en Cayo Coco y en la ciénaga litoral al sur de la playa Santa Lucía, en Camagüey.

Realmente causa placer observar las agrupaciones de miles de estos animales de color espectacular y son una verdadera atracción para los turistas, que pueden ponderar el buen cuidado de su hábitat en Cuba.

La mayor parte de los registros recogidos por los ornitólogos muestran un movimiento periódico entre Yucatán (donde hay grandes colonias) y Cuba, lo cual es una prueba de que su comportamiento los lleva a moverse regularmente entre países de la región, pues su existencia está reconocida en países de Centroamérica (sobre todo en la península de Yucatán), el Caribe y el norte de América del Sur (Antillas Holandesas, Venezuela, Colombia y Bahamas) y los anillos que llevan han permitido demostrar que pueden fácilmente regresar al país de origen o reproducirse en otras áreas.

Esto corrobora también la necesidad de un esfuerzo coordinado a nivel regional caribeño para conservar las poblaciones de esta carismática especie.

Para Cuba, hay buen hábitat del Refugio de Fauna Río Máximo, donde se localizan las mayores poblaciones.

El método de conteo utilizado demostró que la dinámica de la población de la especie se caracterizó por presentar valores menores durante la etapa no reproductiva, que se cuadriplican al arribar el periodo de celo y unión de la pareja.

Fuente: Granma

Imágenes: Granma, Cubatravel

Comentarios

comentarios